CON CLASE,  CREATIVO,  CUARENTENA,  MÚSICA,  OTROS,  SER O NO SER

DÍA DÉCIMO CUARTO. Sábado 28 de Marzo. 21:31h.

Pensando en el día que todo termine

Cambiar las sábanas de la cama era una de mis primeras tareas hoy. Algo fácil, ¿verdad?

Pues de fácil, nada, la verdad. Cambiar las sábanas de la cama una tarea de titanes para mí. No sé cuánto tiempo he tardado, ¡madre mía!. Quitaba una sábana, me sentaba. Cogía aire y quitaba los almohadones. Me sentaba. Así en cada acción que debía realizar antes de terminar de hacer la cama.

Ahogada, ralentizada y exhausta, una verdadera proeza. Una acción cotidiana que, estando en óptimas condiciones no es gran cosa. Pero cuando la falta de aire supone que cada movimiento que realizas te deja bajo mínimos, es cuando realmente te das cuenta de la debilidad del ser humano y lo que significa tener buena salud.


Este puñetero virus quiere pelea

Yo no me rindo, que le den por saco. Cada día que pasa tengo la intención de intentar sentirme mejor. Cuando tengo algo más de fuelle porque me da un rato de respiro, aprovecho. Hoy, sin fiebre y muscularmente menos dolorida, la tos ha cambiado. Es menos agresiva, y los dolores de cabeza, casi inexistentes.

Además tengo que celebrar que estoy comenzando a sentir un atisbo de aroma, algo de sabor. A pesar de que me tenga agarrada las vías respiratorias, voy a seguir así, con cuidadín, siendo consciente de cada cambio, cuidándome y cuidando de mi madre, lo más importante.

Este virus, que vaya pensando en desalojar mi cuerpo en unos días pues creo que ya le he entregado demasiado. El desgaste lo notaré quizá después, cuando me haya curado, pero eso es cosa mía. Me pondré a tono para seguir haciendo mis al menos ocho kilómetros de caminata todos los días.

Pienso que de aquí al verano, estaré más esbelta

De momento he perdido más de dos kilos y en cuanto tenga fuerzas, a no parar de respirar profundo y fuerte.
Puse la lavadora, tendí la ropa y me preparé algo de comer.

Por la tarde

Un poquito de tumbada en la terraza para ver cómo se metía el sol. Esta vez sin música, escuchando el silencio, las palomas revoloteando a mi alrededor y llenándome de paz y soñando con la armonía y el equilibrio.

Soñando con volver a disfrutar de estar bajo un árbol sobre mi manta, en buena compañía, sin siquiera hablar, mirando el cielo y oyendo la naturaleza.

Soy Asesora de Imagen. Escribo Relatos y Poesía, Creo mis temas Musicales y soy apasionada de la Fotografía. Estos son mis recursos para compartir experiencias y vivencias cotidianas.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies