paseando al perro
CON CLASE,  CREATIVO,  CUARENTENA,  OTROS,  SER O NO SER

DÍA CUADRAGÉSIMO OCTAVO. Viernes 1 de Mayo. 23:31 h

Mañana será un día importante

Mañana será un día importante. Saldremos a la calle con unas normas horarias y medidas de seguridad.

Si esta mañana, hubiera hecho una foto a mi cabeza esta mañana cuando me desperté, habríais sido testigos visuales de que la imagen que tenía, reflejaba la noche que he pasado. Nefasta.

Menos mal que, además de la risa que he podido provocar en mi madre cuando me ha visto, el día ha ido mejorando. Lo que no sé es por qué motivo hoy, después de tanto tiempo, tengo un dolor importante de nuevo en mi codo. La epicondilitis que me estaba tratando en sesiones de fisioterapia, cuando comenzó el estado de alarma, había ido desapareciendo. Supongo que por la falta de actividad, e imagino que los dolores provocados por el Covid19. Todo eso hizo que el dolor de mi brazo pasase a un segundo plano. En todo caso, algo que se aliviará con un analgésico.

Hacía una mañana ventosa, con un aire cálido, que anuncia que mañana será un gran día. Me entretuve en hacer limpieza en la terraza del ático donde vivo. El calor que se sentía hoy, en comparación con el frío de estos días pasados, quizá sean el motivo de las dolencias físicas.

Un primero de mayo


Hoy entramos en otro mes, el de mayo. Un primero de mayo en el que, siendo festivo, hemos celebrado el Día Internacional de los Trabajadores. Día de conmemoración del movimiento obrero. Un día reivindicativo social y laboral, donde se defienden de los derechos de los trabajadores.

En estos momentos que estamos viviendo, es hoy, más que nunca, cuando nos debemos dar cuenta de lo que está pasando especialmente en este ámbito en nuestras vidas. Es hoy cuando ponemos en valor, después de cuatro meses y medio de lucha contra una pandemia mundial, que precisamente, muchos trabajadores de diferentes sectores de nuestra sociedad, están siendo considerados como héroes.
Profesionales que, en ocasiones, han sido casi invisibles en nuestras vidas cotidianas, y que ahora han pasado a formar parte de un elenco indispensable para servir al resto de la sociedad, en esta obligada cuarentena que nos mantiene aislados, de todo y de todos.

A pesar de que todos esos trabajadores están viviendo, en primera línea, situaciones de riesgo de contagio por coronavirus, riesgo de sus propias vidas y las de sus seres queridos, que han asumido sin objetar la situación precaria en la que les ha tocado trabajar. Por parte del gobierno se han tomado decisiones equívocas, que están trayendo muchas consecuencias.

Primero, la desprotección en sus puestos de trabajo, por falta de material y equipos adecuados, ha provocado que sean miles los contagiados y también los fallecidos. Segundo, la incertidumbre del presente de sus puestos de trabajo y el futuro incierto que les espera.
El futuro incierto que nos espera a todos.

Es indigno que haya habido muchísimas personas que, además de arriesgar sus vidas, trabajar durante jornadas laborales interminables, ser voluntarios, priorizar con sus trabajos, servicio y compromiso con la sociedad y las personas, ahora estén quedándose sin trabajo, sin futuro, sin una vida.
Mañana comenzamos con un periodo de adaptación a nuestras nuevas vidas. Comienza un nuevo ensayo de esta obra que nos está poniendo a prueba cada día y cada hora. Esta obra es, en realidad, la de nuestras propias vidas. La debemos representar, cada uno de nosotros y vamos a ver cómo sale, si estamos preparados, y si el ensayo sale bien, podremos seguir con ella.

Saldremos a la calle con unas normas horarias y medidas de seguridad que debemos cumplir. De nosotros depende, que todo se controle o todo lo contrario, y quizá debamos retroceder y volver a un nuevo ensayo.

Soy Asesora de Imagen. Escribo Relatos y Poesía, Creo mis temas Musicales y soy apasionada de la Fotografía. Estos son mis recursos para compartir experiencias y vivencias cotidianas.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies