Personas haciendo cola
CON CLASE,  CREATIVO,  CUARENTENA,  OTROS,  SER O NO SER

DÍA CUADRAGÉSIMO SÉPTIMO. Jueves 30 DE Abril

Nueva cita para otro test de coronavirus. Serán dos

Hoy no he amanecido con buenas noticias. La enfermera, me ha llamado a primera hora, para anunciarme la cita del nuevo test de coronavirus que quieren hacerme. Suponía que sería una alternativa al test que ya me hicieron el día veintiuno de abril. Quizá entendí, que si el test que me hicieron, a través de las muestras extraídas de mi nariz, no había sido concluyente, realizarían la prueba, de otra manera.

Trato de entender las diferencias y, a día de hoy, no lo tengo claro. Supongo que desearía no volver a pasar por el desagradable y doloroso trago que supuso, ya una primera vez, el test que me hicieron en el COVID car en el aparcamiento del Hospital Río Hortega.

A día de hoy, sinceramente, no me apetece nada repetir ese test.

El día no ha sido nada agradable para mí. A pesar de querer avanzar en muchas cosas que tenía organizadas en mi cabeza, no he podido concentrarme. Me ha desubicado nuevamente la situación.

Me siento apática en muchos sentidos

Por la mañana me encargué de bajar basura y hacer algo de compra. Tuve que mover el coche de mi madre unos centímetros de donde estaba aparcado. Alguien había dejado una nota en el parabrisas.

Estaba aparcado desde hace más de un mes, en el mismo lugar. Probablemente a alguna persona le incomodaba al salir de su garaje, y aseguro que no estaba cubriendo ningún espacio que perteneciera al vado. Preferí moverlo ante esa situación, puesto que era posible y para que no se produjera un mal mayor.

Tuve que hacer más de veinte minutos de cola en la farmacia para recoger medicamentos que necesitaba mi madre.

La situación en las filas

En las filas, me resulta especialmente desagradable, tener que escuchar las conversaciones de personas que están delante o detrás de mí. No tienen ningún reparo en contar, en voz alta, sus circunstancias, opiniones o detalles personales de cualquier índole.

A pesar de subir el volumen de mis cascos, en ocasiones, esas conversaciones son del todo descifrables, puesto que no hay nada que descifrar. Es insultante.

Mi apatía llega incluso a la hora de los aplausos. Salgo a la terraza desde hace unos días, con falta de ánimo, gana y determinación. Mis sentimientos han cambiado con tanta controversia.

Ahora aplaudo por esto, ahora, no aplaudo para protestar por lo otro…Un sinfín de matices, que imagino que ya nos cansan después de tantos días de falta de libertad.

Soy Asesora de Imagen. Escribo Relatos y Poesía, Creo mis temas Musicales y soy apasionada de la Fotografía. Estos son mis recursos para compartir experiencias y vivencias cotidianas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad