Ha habido momentos que han marcado mi vida

como para tener una buena razón para escribir y contarlo, tanto si han significado vivencias agradables o desagradables. Realmente me doy cuenta de porqué empecé a escribir y las situaciones que me llevaron a ello a lo largo de los años y sé cuando deje de hacerlo tan periódicamente. Creo que genéticamente mi padre ha sido una gran influencia en este sentido, y desde luego su muerte, el motivo de mi desilusión.
C360_2015-07-31-19-16-57-204

Sinceramente nunca me ha costado coger boli y papel y ponerme a escribir por que enseguida comienzan a brotar los pensamientos y a veces me cuesta parar.

Igualmente cuando mi vida se ha ido enriqueciendo en experiencias y madurez, he necesitado escribir y si ha hecho falta he saltado de la cama o he cogido una agenda siempre a mano, para no olvidarme de la idea, de una canción, un párrafo o cualquier cosa que me parecía interesante meditar.

Con doce años escribí mi primer tema, al que puse música, por que en miles de ocasiones por no decir siempre, las dos han ido acompañadas en mi vida, las letras y la música.

Es por todo esto que necesito expresarme, contar, compartir todo aquello que me parece tratable, interesante, divertido, curioso, anecdótico, o simplemente ocurre y merece la pena tener en cuenta.

Por que ¿qué sería de nosotros los humanos si no pudiéramos compartir?.

Crecemos y nos abastecemos de lo que nos rodea, todo en mayor o menor medida y de alguna manera nos influye (y quien diga que no está equivocado), así que con la sabiduría de cada cual y las aportaciones que podamos hacer para que otros, aprendan, entiendan, experimenten, se diviertan o simplemente nos lean por que les somos útiles en algo, a mi me parece suficiente y me hace sentir bien.

Deseo ser parte de algo en alguna ocasión para alguien, y pensar que alguno de mis TEMAS, puedan parecerle oportuno por alguna razón; Ese es el motivo por el que seguiré escribiendo.

Adelante, pasa y no te quedes en la puerta…

 

EVA M. RUBIO MARTIN