CON CLASE,  CREATIVO,  CUARENTENA,  MÚSICA,  OTROS,  SER O NO SER

DÍA OCTAVO. Domingo 22 de Marzo. 23:53 h

Me levanté radiante, sin dolores, sin fiebre

Conseguí dormir bien. Fue un alivio sentirme así. Puse la lavadora con mi ropa, limpié y desinfecté por seguridad y me di una ducha. Me maquillé ligeramente porque quería video llamar a mis hijas porque hoy era el cumpleaños de la mayor, Luna hoy cumplió 19 años. Quería que me vieran con buena cara a pesar de las circunstancias. Felicité a Luna y las vi fenomenal, eso me alegró.

Durante la mañana vi algo en redes sociales, chatee con amigos y se fue el tiempo. Pero me acordaba de mi hija y del cumpleaños que jamás olvidará.

Leyendo alguno de los mensajes que recibí, y que en realidad eran para reírse, conseguí desahogarme con una «risa llanto angustioso», dándome cuenta de lo que estaba sintiendo, impotencia, rabia, incomprensión…

Bajones así los tendremos todos

A ratos, a días. Estar conectado a la tele todo el tiempo no ayuda. Las noticias son siempre iguales, puesto que no hay otras noticias en el mundo, así que, acaban con la salud mental, además de padecer el encierro.


Me llamó la enfermera del centro de salud para preguntar cómo estaba, y le dije que todo bien. Debo seguir observándome, tomando paracetamol y con las medidas de seguridad e higiene igual, por supuesto


Por la tarde después de comer

Necesitaba ponerme a pintar, y estuve viendo entretanto un directo en Instagram de Nek, que charlaba con algunas personas, cantaba y tocaba la guitarra. En eso empleé la tarde, en seguir matizando el cuadro que estoy tardando más en pintar desde que empecé a pintar hace años.

Un semi desnudo, para ser exactos, una foto mía, todo un reto. Empecé a hacerlo hace muchos meses, lo dejé, otro día me dio el arrebato y seguí, lo volví a dejar, y a ver si se va a terminar la cuarentena y no lo acabo.


Realmente hoy nos dejaron bastante tocados moralmente.

En las noticias dijeron que se extendía el estado de alarma otros quince días, era algo que imaginábamos, pero oírlo decir es un como si te lanzaran un jarro de agua helada.
Por lo tanto, nos queda aún otra semana de los quince primeros días y luego sumamos otros quince, encerrados, aislados y quietos.


Hoy sí salí a aplaudir

Ayer fue imposible, me encontraba fuera de órbita, y llovía, así que cogimos un paraguas y a la terraza. Se oía más bullicio que otros días. Es normal, es que esto se hace largo y más que se va a hacer y nuestro único punto de encuentro y de entender que todos estamos en esta situación, es sentirnos conectados a través de esa significativa salida a las ventanas y balcones para vernos y oírnos, para mirarnos, para emocionarnos y tirar para adelante. Lo mejor de todo es que mi madre parece estar bien y en todo caso, debemos mantenernos sanas mentalmente también, es imprescindible para sobrellevar esta situación.

Soy Asesora de Imagen. Escribo Relatos y Poesía, Creo mis temas Musicales y soy apasionada de la Fotografía. Estos son mis recursos para compartir experiencias y vivencias cotidianas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad