Por fin he terminado el cuadro
CON CLASE,  CREATIVO,  CUARENTENA,  OTROS,  SER O NO SER

DÍA DÉCIMO OCTAVO. Miércoles 1 de Abril. 01:00 h

Me levanto como me acosté, sentada. No me muevo y al menos consigo descansar, lo que es una suerte


Llevo días queriendo hacer un bizcocho de manzana y nueces, y hoy era el día. Me entretuve en eso por la mañana. Ataviada con mis guantes y mi mascarilla, salió genial, la verdad. Al menos tuve las ganas y energía de hacer algo diferente y además satisfizo a mi madre y a mi hermana Patricia, que se está esforzando por ayudarnos en todo, es un sol.

Patricia, mi hermana, ahora está de vacaciones, trabaja en Carrefour. Para ayudarnos a mi madre y a mí, al salir de trabajar fue a la farmacia a buscar unos medicamentos que necesitábamos. La doctora me había llamado y me recetó un inhalador y paracetamol. Patricia trajo los medicamentos y a cambio, se llevó un trozo del bizcocho de manzana que le encantó.

Decidí terminar el cuadro que tenía en mi habitación

Comencé escribiendo en el cuadro la poesía que había pensado especialmente para ello. Más tarde, con pinceladas, símbolos y palabras significativas, logré terminarlo.


Curiosa la historia de este cuadro que decidí pintar hace muchos meses

En realidad la idea surgió de una de mis fotografías, a la que luego apliqué un filtro, lleno de símbolos. Quise pintarlo porque nunca antes había pintado un desnudo y me parecía un reto.

Hace meses lo empecé y me iba gustando en cuanto a proporciones y detalle, hasta que llegué a las manos, algo dificilísimo de dibujar y de pintar. Me paralizó la idea y dejé el cuadro empezado durante muchos meses.

Otro día tuve un arrebato, y decidí ponerme con los tonos de la piel, y la verdad es que me enganché porque de nuevo me gustó el resultado y trabajé en ello, hasta que, al llegar a las manos, que no terminaban de gustarme, volví a dejarlo.

En otra ocasión, trabajé con el fondo y conseguí terminar y retocar una y otra vez las manos hasta que las vi más o menos como me gustaban. Luego en realidad pensé que encima de todo ese detallado trabajo iba a ir pintura por encima, con lo cual no era demasiado importante que fuera perfecto.

En fin…Después de unos toques por aquí y por allá, pensé que el cuadro estaba terminado. Incluso hay quien fijándose, hizo resaltar los detalles del color de la pintura en piernas, manos y cuello y los símbolos de las letras.


Hoy me cundió el tiempo y mis ganas fueron las suficientes para hacerme sentir más positiva.

Soy Asesora de Imagen. Escribo Relatos y Poesía, Creo mis temas Musicales y soy apasionada de la Fotografía. Estos son mis recursos para compartir experiencias y vivencias cotidianas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad