Es evidente que a pesar de lo difícil y duro que es vivir y convivir con la nieve, pensareis como yo en que ver imágenes de lugares nevados, simplemente hipnotiza.

 

Después de llevar diez y nueve años ya ubicada en Aguilar de Campoo, reconozco que en ocasiones he querido salir volando, por que sin lugar a duda lo menos glamuroso y estético del mundo es querer andar con glamour sobre la nieve_hielo. Eso si tienes la fortuna de no ser el desafortunado que se va al suelo y se sacude el golpe de su vida.

Ahora en serio, es tremendo no poder salir de casa para abastecer de existencias tu hogar, no poder llevar a los peques al cole, no poder caminar seguro sobre el asfalto, y además imaginad tener unos cuantos años a la espalda y no tener a quien pedir ayuda, aunque a veces lo maravilloso de todo esto es precisamente, la grandeza de las personas que viven en lugares hostiles y a menudo complicados por la rigurosidad del invierno. Así lo ha demostrado la villa de Aguilar de Campoo esta pasada tormenta, en la que la generosidad y el humanismo de muchas personas han dejado huella en los corazones de quienes se han visto afectados de una u otra manera y atrapados por el temporal.

A todas las personas voluntarias, trabajadoras y simplemente colaboradoras, dedico mi pasión. Querer poner buena cara al temporal con su belleza menos ofensiva, la imagen maravillosa de lugares especialmente admirados y sorprendentemente peligrosos. Por todos ellos la nieve en su faceta mas dulce.

 

 

“DESEO DE CORAZÓN QUE OS GUSTE”