…Ella dejo caer la chaqueta y siguió con la camisa, y tras desabrochar los primeros botones introdujo sus manos juntas y las deslizó a través de su pecho, suavemente sintiendo el vello y aspirando en el aire su aroma, una fragancia varonil y sensual que salía de su interior, con el calor de la piel rozando sus manos.