Reflexión

Todo lo que crees que no eres capaz de hacer, simplemente es el impedimento para no querer hacerlo.

9f382-dsc02995

Definitivamente terminó mi cuenta atrás. 

 
Es cierto que deseaba que acabara esa cuenta atrás por muchos motivos y cada uno de ellos lo suficientemente respetables como para que nadie los ponga en dudas.
Creo que una nueva etapa debe comenzar, estoy preparada.
Necesito unir nuevamente los hilos que sujetan mi existencia y son vitales para sentirme bien y llenarme.
Me he demostrado a mi misma que todo se puede llevar a cabo. Sólo cuando tú eres quien pone trabas a tu   avance, quien rechaza mentalmente o por una actitud, las ganas de avanzar y superar ciertas barreras, es cuando te estancas, no progresas y te estás negando a ti mismo la posibilidad de ver, que eres capaz aunque no lo creas en un principio.

Siempre hay experiencias por las que pasar que nos apetecen o gustan menos, que nos suponen una barrera infranqueable y un salto de gran altura, pero siempre hay que exprimir el jugo al momento y buscar un apoyo, el que esté más cerca, que mejor nos venga, que nos sirva de referente, y nos de el ánimo suficiente para continuar. Yo los he tenido.
De todas mis etapas, aventuras, experiencias, vivencias…como lo queráis llamar, he reflexionado al final sobre lo bueno o no tan bueno que han supuesto para mi, mental o físicamente.
Cuando estás viviendo el momento en cuestión es más difícil hacer ese análisis y pensar, por que quizá es una situación dura, incómoda, pero es después el momento de hacer balance y ver en realidad que ha supuesto para ti en todos los aspectos.
Primero agradeces que probablemente alguien haya confiado en ti desde el primer momento, que te hayan dado una oportunidad, no todos la tienen.
Luego darte cuenta de que eres capaz de hacer algo para lo que no estabas capacitado, pero  ¿sabéis una cosa?; todo se aprende, por que todos hemos aprendido a andar.
Y creo que lo más importante, al menos para mi. Apreciar lo que no tienes en ese momento mas que nada en el mundo, me refiero a la comodidad, el tiempo, la libertad de estar junto a los tuyos, echar de menos tanto y tantas cosas, que verdaderamente son importantes y en ocasiones por la monotonía de nuestras vidas, no valoramos lo suficiente.
Y ya está, reflexionado, pensado, y asumido. 
Otra experiencia para contar, otro enriquecimiento para mi persona, otro momento en el que he descubierto algo más de mi, mucho de otros, y simplemente agradezco haber vivido.