¿Recuerdas cuando eras más pequeñ@ la cantidad de cosas que querías ser de mayor?

Recuerdo que yo lo tenía muy claro. Esconderme debajo de la cama para que mi madre no me viese cortar el pelo a la muñeca, y esperar que la creciera…ya decía mucho sobre mi.

bebe-pensando1

Sin duda luche para cumplir mi sueño, era ser creativa sobre el cabello, de verdad, nunca me gustó lo de “pelu quera”, además no me considero profesionalmente dentro de esa definición, (bueno la verdad es que ahora con la cantidad de cosas que hago y descubro en mí, tendría que buscar como denominarme de nuevo).

A lo que voy, que me lío.

Desde hace algún tiempo he recuperado antiguas costumbres y he descubierto otras nuevas que como siempre os digo y hay que tener en cuenta, “me hacen sentir bien cuando las hago”. Es la prioridad, siempre os lo cuento, preocuparse de descubrir que nos hace la vida más agradable, aunque sean detalles muy pequeños, cosas a nuestro alcance, posibles que están ahí y a veces no los vemos.

Si, busca, imagina, inventa y descubre, por qué seguro que hay dentro de ti algo que quieres hacer y no sabes que puedes. (Cuidadín con los que están pensando cosas que no son; ni te va a llover dinero del cielo, ni tendrás que dejar de trabajar para el resto de tu vida, y no te va a aparecer un guapo delante y te va a hacer muy feliz).

No hablo de esas cosas idealizadas a veces, sino de cuestiones más terrenales y fáciles de conseguir.

La única barrera que existe entre querer hacer algo que nunca has hecho y descubrir que quizá eres buen@ en ello, eres tu mism@.

Nosotros nos ponemos los impedimentos para seguir adelante. A ver quien me dice que no ha dicho nunca: 

No, yo no tengo ni idea de….

Es imposible, no tengo tiempo de…

Soy muy patos@, jamás podría hacer…

Que NO, esa es la palabra prohibida, el No, el Imposible, el Jamás.

Os lo digo por propia experiencia. Recuerdo en mi anterior trabajo consciente de que le dedicaba muchas horas era más complicado buscar tiempo para los descubrimientos. Precisamente ahora, en los momentos de bajón, cuando por desgracia dispones de más tiempo porque tu trabajo ha cambiado, porque no tienes y estás buscándolo, yo que sé…en estos momentos es cuando el tiempo es oro. Invierte en ti. Busca que quisiste y no pudiste hacer y hazlo. Prueba con aquello que te atrae y que aún no sabes si serás capaz de hacer. Proponte retos a ti mism@ y verás como te superas.

 Os recuerdo que empecé a escribir con ocho años, y me gustaba tanto que luego escribí letras de canciones y hoy en día he recuperado esa pasión, la escritura de muy diversas formas, la de componer o escribir canciones, junto con estudiar música o como escritora de relatos que publico y de los que deseo recibir opiniones y críticas (constructivas, por favor) por parte de los lectores y por supuesto como administradora de este blog desde hace muchos años.

Cuando estaba estudiando tuve que aprender a dibujar, lo hice por un tiempo y hoy de nuevo descubro que me relaja enormemente coger los pinceles, los colores y ponerme frente a un lienzo y descubrir de lo que soy capaz.

pintando

Cualquier actividad que realizo la considero apta como para convertirla en algo distinto. Si voy a preparar una comida especial, o voy a realizar un corte de pelo (bueno, esto es porque es mi profesión claro), entiendo que si lo grabo y posteriormente edito el video y lo publico, puede ser de ayuda y entretener a otras personas.

Por supuesto la fotografía y su edición forman parte de mi vida cotidiana, enseñar que veo a través de mi objetivo es muy reconfortante también.

No penséis que he ido a clases de todas esas actividades, en alguna ocasión he podido acceder a algún curso, pero sin duda me considero autodidacta y me encanta saber hasta donde llego y si no, hoy en día solo hace falta meter una pregunta en un navegador e Internet te devuelve miles de historias, tutoriales y sabiduría compartida y desde luego que por mi, agradecida. Los libros te inspiran y te llenan de energía, busca algo que te seduzca y disfruta con ello.

Recuerda NO

pongas límite a tu creatividad.

Encuentra el tiempo, y prueba, es gratis. Déjate llevar y demuestrate a ti mism@ quién eres y la cantidad de potencial que tienes oculto saldrá al exterior y nos dejarás con la boca abierta. Sigue tus impulsos, no sientas vergüenza y exprésate sin temor, como mejor te sientas.

Solo tú eres tu propio impedimento.