Estamos en Verano y parece que hace un siglo que no escribía una entrada y es verdad. He tenido un poco de ajetreo y el mes de Junio, siempre es cuesta arriba. Realmente no se porque dicen “la cuesta de Enero”, no es así, la cuesta es en Junio indiscutiblemente. Pero si miro atrás y recuerdo en las condiciones en las que estaba el Verano pasado, he de decir que mental y físicamente este verano me encuentro muchísimo mejor. (Podéis ver el post del año pasado y así os acordáis, yo no quiero).

Bien, después de organizar de nuevo un año más el Día Internacional de la Música que se celebra todos los años en muchos países, el 21 de Junio, y es el pistoletazo de entrada del verano, vivir de nuevo una gran experiencia en Aguilar de Campoo, que es donde vivo, y que junto al equipo que formamos los voluntarios y organizadores del evento, siempre a pesar del esfuerzo que supone, es gratificante comprobar que hacemos un buen trabajo, y se ve reflejado en que éste año hemos coordinado unas cincuenta actuaciones, al aire libre en cinco escenarios diferentes, desde el Sábado por la noche y continuando durante todo el Domingo, con la participación de mas de doscientas veinticinco personas venidas de varios sitios, como Bilbao, Valladolid, Cervera de Pisuerga, Barruelo de Santullán, y como no los artistas locales de Aguilar de Campoo, y a todos ellos agradecemos de corazón su implicación y generosidad por compartir su música, su baile y sus voces de forma altruista para llevar a cabo la celebración de este gran día. Estoy preparando un video para que comprobéis por vosotros mismos, la que montamos en Aguilar de Campoo, por el día de la música…En otra entrada, lo pongo.

Pero ahora lo que necesitaba era estar un poco tranquila, relajada con mi gente, mi familia, mis amigos, disponer de un tiempo para mi. Sentir el calor, el verano. Y en ello estamos. Algo de libertad para quedar con ellas a tomar un café, con tiempo para relajarte leyendo, sin prisas y sin agobios. Esa es la vida de los ricos que imagino que no tienen ni que hacer la maleta cuando van de viaje, que es un coñazo, los normales nos la tenemos que hacer, (y eso si podemos salir de viaje).

Así que rememoro y evoco esos tiempos maravillosos en que eras niño, deseando que llegara el verano para estar con tus amigos y hacer cosas diferentes, locas y atrevidas, y sobre todo disfrutar y disfrutar de la libertad del verano maravilloso. Y como prueba de mi sentir, os pongo este video que casi es el fiel reflejo de mis sentimientos, esos maravillosos momentos inolvidables.

 

 

Disfrutad cada momento, es único.