Sin lugar a dudas en algún momento de vuestras vidas os habéis dicho: Se acabó, no puedo mas.

Precisamente esas son las palabras mágicas, NO PUEDO MAS. 

Cuanto mas mayor me hago, mas me doy cuenta de que llevo tanto tiempo diciendo de vez en cuando, NO PUEDO MAS, que si de verdad no hubiera podido, ¿En cual de todos esos momentos me hubiera quedado?.

Que si, es verdad que todos tenemos límites, cada día nos enfrentamos a barreras que nos parecen infranqueables al principio, pero las sorteamos, cada uno a su manera y como buenamente puede. Imaginaos en ese momento a vosotros mismos con algún problema físico; os falta una pierna, sois ciegos, no oís. Seguro que el problema os parece mucho menor en ese momento. Pues las personas que realmente viven la vida en esas circunstancias cada día, son los que se enfrentan a muchas mas barreras a cada instante en sus vidas, y son verdaderos héroes, capaces y sobresalientes.

Pensad en ellos.

Cuando estoy subiendo una montaña, mi objetivo es la cima, Pero se que no es inmediato, me va a costar, tendré que esforzarme, sudar, y os aseguro que muchas veces durante la ascensión, me gustaría tirar la toalla, quedarme donde estoy por que NO PUEDO MAS.

Tomo aire, bebo agua,  respiro de nuevo, y pienso: ¿Cómo no voy a ser capaz de subir para ver las maravillosas vistas que voy a tener?, ¿Cómo no voy a  luchar por superar este nuevo reto?, soy joven, estoy sana y puedo hacerlo, solo me lo impide mi negación.

Ascensión al PuigmalPuigmalPuigmalEstacas de Trueba

En muchas  ocasiones he querido descartarme desde el primer momento cuando me han propuesto algo diferente, por que no sabía a que me enfrentaría, no sabía si sería capaz.

Si cada mujer en el mundo, la primera vez que va a tener un hijo, y por enfrentarse a lo desconocido, se negara a seguir adelante, evidentemente no estaríamos aquí.

La vida es un lío de tres pares de narices, pero eso es lo que la hace interesante, atrevida, retadora, excitante, emotiva, traidora, apasionante, desgarradora….y podemos seguir y seguir, por que está llena de calificativos, y no son siempre agradables, y ademas, solo nos dan una oportunidad a cada uno, y debemos aprovechar el juego y el jugo al máximo, sin rendirnos y que cada vez que pronunciemos un, NO PUEDO MAS, pensemos un instante algo de lo que os he dicho, y daremos la vuelta a la situación, por que dentro de cada uno hasta en el mas diminuto ser, hay un poco más de fuerza para continuar, lo que ocurre es que no lo sabemos.