REALMENTE ¿DEBEMOS DECIR Y CELEBRAR QUE ES EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER?. PERO ¿EN SERIO DEBEMOS CREERNOS , QUE AÚN TENEMOS ALGO QUE CELEBRAR?

Me parece a mi que aún siguen engañándonos con este tema. Nos cuentan lo de que tenemos que celebrar un día, y una leche, digo yo.

Lo siento pero no estoy de acuerdo, pero es que hay tantos motivos que no se por donde empezar.

Primero yo celebro todos los días que existo y estoy, ser mujer es lo que me ha tocado y por lo tanto me siento como tal. I feel like a woman. Y como me ha tocado quiero vivir en la igual¡dad, quiero ser libre de pecados y cargas que la sociedad se encarga de ponerme sobre la espalda.

La mitad del mundo son hombres y la otra mitad está formada por mujeres. Sin embargo, los datos de la ONU -que este 8 de marzo se detiene en el Día Internacional de la mujer– revelan que el bando femenino solo posee el 1 % de la riqueza mundial. Y, aún así, las mujeres pagan más que los hombres por el mismo producto. La culpable de este abismo es la denominada «tasa rosa», un impuesto invisible que grava las versiones femeninas de un mismo producto.

Por el mismo cepillo de dientes, pero de color rosa. Por el mismo desodorante -de la misma marca- situado en el estante de cosméticos femeninos. Por los mismos guantes de fregar en tallas más pequeñas, cuchillas idénticas a diferentes precios, en función del género al que van dirigidas, también que carteras y mochilas de importantes casas de moda orientadas a mujeres, solían marcarse con precios superiores a las que figuran en la sección de caballero, iguales en diseño y habitualmente mucho más grandes. Da igual que en ellas se haya invertido más tela, las de la sección mujer son más caras.

No hay de momento ninguna norma internacional que castigue este tipo de desequilibrios.Si afectase en lugar de a sexos a diferentes individuos y razas, probablemente esto no sucedería.

Con lo cual queda claro que en detalles tan pequeños como este aún la sociedad sigue marcando diferencias, sigue poniendo de manifiesto que las mujeres somos diferentes y eso no es así. Seguiremos demostrando cantidad de veces que se equivocan, que somos el grano de arena infinito sin el cual el desierto no existiría, al igual que sin la mujer tampoco existiría la VIDA. 

 Os invito a escuchar una letra que no demuestra en realidad nada importante, pero que simplemente dice que tenemos derecho de ser como somos, hacer lo que deseemos y ser iguales, sin dar explicaciones.