Me he dado cuenta que desde hace tiempo y hablando con algunas personas, será por la edad, que coincidimos en una sensación. Estamos como desubicados, o fuera de lugar.

Vamos a sitios y lugares donde parece que no encajas, que eres extraño, que no terminas de encontrarte bien. Será por esta época de cambios, la gente más joven ha cambiado su rutina de salir por las noches y los que tenemos unos años mas, no encontramos un lugar idóneo donde estar totalmente a gusto.

Tengo que seguir comprobando las posibilidades y encontrar una respuesta, y sino  el lugar lo creo yo, así sabré claramente que es lo que me gusta y necesito. Hablare con mis amigos.

Y hablando de cambios, al final me he decidido, he sido capaz y he dado el paso.

Después de negarme durante mucho tiempo a cortarle el cabello a mi hija, ahora después de un mes del corte, me he dado cuenta de que además de que está preciosa, y cómoda, me ha dado mucha envidia, y lo he hecho.

Cuando una persona decide hacer algo tan drástico, seguramente lo ha estado meditando durante mucho tiempo. Lo he soñado, lo he imaginado y lo he realizado mentalmente muchas veces.

pensando

Igual necesitaba este cambio o transformación, no se, me lo ha pedido el cuerpo o mi mente, he sentido la llamada de la tijera.

Es raro por que toda mi vida prácticamente he llevado el pelo largo, pero a lo mejor este look, me trae nuevas y emocionantes experiencias. Hay que considerar que los cambios no tienen por que ser negativos, al contrario, del cambio surge la evolución.

Y aquí os dejo uno de los documentos gráficos mas importante que haya podido grabar en mi vida. Un momento extraordinario y atrevido, y que a pesar de haberme costado, ha supuesto un reto, un momento más que contar y como no, la esperanza de que algo nuevo debe llegar, además de tardar muy poco en peinarme y estar muy fresquita. 

 

 

 

Y que conste Jessica, de  http://www.elegancehunter.com/ después de seguir tus cambios de imagen y cortes de pelo (y por cierto ya te comente que estas fantástica con el cabello mas corto), no hay nada como ser tú propia peluquera, no discutes ni te enfadas con nadie, y realmente haces lo que quieres con tu imagen, al menos es una gran ventaja, pero he sido más osada que tu como puedes ver, y por supuesto no tienes ni un pelo de tonta.

Espero que os guste y me contéis que opináis.