Cómo elegir “tu’ perfume …
Después de mucho probar y buscar, estas son las cinco reglas que usaré a partir de ahora cada vez que cambie de perfume:
 perfume1
1. Divide los olores
De hecho, para mí no sólo es dividir los olores, sino también los frascos. Cualquier olor demasiado dulce o floral no me gusta, así como los frascos demasiado recargados o llamativos (no estoy diciendo que no sean bonitos o que no sean olores agradables, simplemente que no encajan conmigo. Así que ya he quitado de en medio casi la mitad de los olores y perfumes. Una vez claro esto, ponte a buscar en la categoría elegida. Para mí son los frascos sencillos y los olores con especias, amaderados o, como mucho, jazmín.
2. Decide para qué momento lo usarás
La idea es que cuando vayas a comprar un perfume decidas para cuándo lo quieres. Mi idea inicial era comprar un perfume para usar en ocasiones especiales, sobre todo por la noche o para salir.
3. ¿Te gusta oler o que te huelan?
A mí me gusta oler mi perfume, así que normalmente tiendo a usar perfumes más bien fuertes, pero hay gente a quien le gustan los aromas muy suaves, que sólo notan otros porque te acostumbras. Este punto también te ayudará a elegir un olor u otro.
4. Cuidado con las mezclas
Un buen truco es lo que yo hacía antes: usaba el mismo olor para la mañana y la noche, usando agua de perfume o agua de colonia por la mañana y el perfume de la misma marca por la noche. Ya sabes que a veces se queda el olor impregnado (sobre todo los más fuertes) en la ropa, y no hay nada peor que una mezcla de un montón de  aromas.
5. Tu ”fondo de armario de perfumes” 
 
Lo ideal, si puedes, es tener varios perfumes según la ocasión:
                  Uno para todos los días, con un aroma ligero, pero suave.
                  Uno para las noches, fuerte y con carácter.
                 Uno para el verano, suave y con toques veraniegos.
                  Uno para cuando te quieres sentir especial.